Es conveniente ser previsor y contar con un seguro de daños, porque en el caso que sufra de un daño puede obtener una indemnización. La cobertura de los daños es una tranquilidad para ti y toda tu familia. La gran mayoría de los seguros sólo cubren la parte básica. Por eso, es importante que el seguro sea conveniente, ya que dependemos de la indemnización, la reparación o la reposición de los bienes dañados por eso debemos leer con detenimiento todas las cláusulas y la letra pequeña.

Una vez se ha sufrido de un accidente, lo primero que debe hacer es comprobar el seguro que tenemos contratado, ya que difieren mucho entre aseguradoras. Dentro de los seguros de daños, la ley regula algunos como el caso de seguro de incendios, robo y responsabilidad civil. También existe distintos tipos de seguros combinados para el hogar, comercio o empresarial. Los seguro contra daños pueden ser contratados sobre cosas o patrimonios.

Principales tipos de seguros de daños

Seguro de incendio

Según el artículo 45, el seguro contra incendios se obliga dentro de los establecidos en la ley y contrato a indemnizar los daños ocasionados por un incendio. Se considera incendio a la combustión y abrasamiento con llama objetos que no estaban destinados a ser quemados en el momento que se producen los hechos. 

En el seguro contra incendios el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la ley y en la póliza, a indemnizar los daños producidos por incendios en el objeto asegurado. 

Seguro de robo

Perito de seguro de robo

El seguro de robo el asegurador se obliga a indemnizar, dentro de los límites establecidos por la Ley y por la póliza, los daños derivados de la sustracción ilegítima por parte de terceros de las cosas aseguradas.

Según el artículo 50, el asegurador se obliga a indemnizar los daños derivados por la sustracción ilegítima de las cosas aseguradas. Esta cobertura comprende el daño causado por la comisión en cualquiera de sus formas. En el artículo se indica que el asegurador comprenderá necesariamente con:

  • El valor del interés asegurado cuando el objeto asegurado, efectivamente, sea sustraído y no fuera hallado en el plazo señalado en el contrato.
  • El daño que la comisión del delito, en cualquiera de sus formas, causare en el objeto asegurado.

Seguro de daños por agua

seguro de daños por agua

Los daños por agua ocurren con más frecuencia que los robos  y roturas de cristales. Es muy fácil olvidarse un grifo abierto o que una tubería se dañe por el paso de los años. Algunas aseguradoras no cubren los gastos de localización o reparación si se produce fuera de la vivienda, aunque sea en piscinas, pozos o redes de riego. Normalmente, las aseguradoras cuentan con profesionales de fontanería para arreglar estos daños causados por el agua.

Sin embargo, hay algunas que sólo cubren los daños ocasionados por fenómenos meteorológicos. Además, sólo en el caso que se haya registrado más de 40 litros por metro cuadrado y hora por la Agencia Estatal de Meteorología. Asimismo hay algunas exclusiones como canalización pública, la tubería está a la vista, un grifo abierto y no ha sido habitada en un periodo de 72 horas, filtraciones producidas por viviendas colindantes. 

Seguro de transporte

El seguro de transporte es muy importante para una empresa, ya que quiere tener protegidas las mercancías. Por eso, es importante la contratación de un seguro que cubra los daños o las pérdidas. Cómo sabras, los productos pueden sufrir daños en cualquier momento, incluso extraviar, por eso es importante llevar un análisis detallado.

Como dice el artículo 54, la aseguradora está obligada a indemnizar los daños materiales que puedan sufrir con ocasión o como consecuencia del transporte las mercancías porteadas, el medio utilizado u otros objetos asegurados.

Qué hace el perito ante un siniestro

Ante un de estos siniestros, el perito de la compañía de seguros valorará los daños sufridos. Este debe actuar con imparcialidad y objetividad para analizar y concluir la indemnización correspondiente para que la aseguradora  pague al asegurado. 

La propuesta debe satisfacer al asegurado, si no se puede iniciar un proceso de litigio entre aseguradora y asegurado. 

¿Qué ocurre si hay un desacuerdo entre ambas partes?

En este caso, se debe presentar otro perito que haga un informe correspondiente aportando los argumentos y criterios que le han llevado a una conclusión de otra indemnización. Esto está indicado en el artículo 18 de la Ley del Contrato de Seguro. 

Si no se lograse el acuerdo dentro del plazo previsto en el artículo 18, cada parte designará un perito, debiendo constar por escrito la aceptación de éstos. Si una de las partes no hubiera hecho la designación, estará obligada a realizarla en los ocho días siguientes, a la fecha en que sea requerida por la que hubiere designado el suyo, y, de no hacerlo en este último plazo se entenderá que acepta el dictamen que emita el perito de la otra parte, quedando vinculado por el mismo.

En caso de que los peritos lleguen a un acuerdo, se refleja en un acta conjunta, en la que se harán constar las causas del siniestro, la valoración de los daños, las demás circunstancias que influyan en la determinación de la indemnización, según la naturaleza del seguro de que se trate y la propuesta del importe líquido de la indemnización.