¿Su aseguradora no quiere cubrir el siniestro? Si te encuentras en esta situación, en DEFENDER le explicamos qué debes hacer para reclamar a su aseguradora. 

Leer las condiciones de la póliza

Antes de nada, debemos leer detenidamente las Condiciones de la póliza de seguros que tiene contratada y, sobre todo, poner mucho énfasis en la letra pequeña del documento. En ocasiones, encontramos que hay exclusiones que pensábamos que nos daban cobertura. 

Comunicarse con la aseguradora

Una vez que sepa qué queda cubierto y qué no tiene un plazo máximo de 7 días para ponerse en contacto con la aseguradora y en un plazo de 5 días, a partir de la primera comunicación, deberemos indicar:

  • Relación de objetos existentes en el siniestro
  • Objetos que se salvaron
  • Estimación de los daños

La aseguradora hará sus investigaciones y peritajes para que en un plazo de 40 días abone  la indemnización acordada o bien se encargue de la reparación o reposición de los objetos dañados. En caso de que la aseguradora no abone la indemnización acordada dentro del plazo indicado, o no quiera hacerse cargo puede dirigirse a la atención al cliente de la aseguradora. 

Contactar con la atención al cliente de la aseguradora

Una vez revisado que el siniestro entra dentro de la póliza de seguro debemos ponernos en contacto con el servicio de atención de quejas de la aseguradora.  Todas las aseguradoras deben tener por obligación una entidad que resuelva las quejas y reclamaciones presentadas por sus clientes como indica el Código de Cumplimiento Normativo en Entidades Financieras.  Esta reclamación ha de enviarse por un medio que quede constancia como un burofax o carta certificada. 

Reclamación a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

En caso de que no tenga una respuesta, o esta ha sido desfavorable puede acudir al departamento de Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), estos tienen un plazo de cuatro meses para responder. Sin embargo, aunque la DGSFP ofrezca una opinión favorable, la aseguradora no tiene la obligación de cumplirla. De esta manera, si no está satisfecho con su respuesta deberá acudir a la vía arbitral o judicial mediante una mediación o arbitraje. 

Reclamación por la vía judicial

Cuando la Dirección General de Seguros no esté a su favor o la aseguradora no hace caso, queda la última opción, la vía judicial. En este caso, tiene más de dos años para la interposición de la demanda, pero ten paciencia porque esta opción puede ser muy lenta. 

Consigue una segunda opinión para valorar el siniestro

Consigue una segunda opinión para valorar el siniestro

Al realizar una reclamación, el asegurador es responsable de evaluar el daño causado y proporcionar la cantidad que estime conveniente para reparar el daño o reponer los elementos sustantivos, y compensar los daños personales o psicológicos. Sin embargo, en muchos casos, el cliente no está satisfecho con la evaluación y se encarga  de pedir a los profesionales que den una segunda opinión, ellos pueden cuidar sus intereses y mediar con la otra parte.

Si quiere una segunda valoración en un siniestro, no lo dudes más y contacte con DEFENDER, un equipo de profesionales con largo historial en la pericia, que le ayudarán en la resolución de sus conflictos llegando a un acuerdo económico satisfactorio.